T: 17º
H: 79

21.03.2019

21/12/2018

País

Crisis en los medios

Trabajadores de Radio Nacional realizan un paro por tiempo indeterminado

Periodistas y locutores de la emisora estatal decidieron cortar la emisión de los programas de la grilla hasta que la dirección nacional no convoque a paritarias.

Los trabajadores de Radio Nacional atraviesan la peor crisis desde que asumió el gobierno de Cambiemos, que en estos 3 años de gestión licuó los salarios de los trabajadores estatales, especialmente en los medios de comunicación de la órbita estatal.

Con una paritaria vencida en abril pasado, el gobierno aún se niega a sentarse a discutir salarios. Es así que los empleados de la emisora iniciarán el 2019 con sueldos del 2017, atravesados por una inflación que en 2018 rondará el 45%. "Nos dijeron que es imposible tratar aumentos salariales o mejorar las condiciones laborales porque no hay dinero para los medios públicos. Hay mucho apriete, persecusión y explotación. Esta complicado", denunciaron.

En este contexto, los trabajadores locales de la emisora del Estado Nacional decidieron este miércoles, reunidos en asamblea, adherir a las medidas de fuerza convocadas por los gremios a nivel nacional, para exigir el fin del plan sistemático de ajuste que lleva adelante el gobierno. De este modo, hasta tanto no se resuelva el conflicto, no saldrá al aire ningún programa.

El ajuste en los medios públicos en Tucumán

En julio de este año el gobierno nacional terminó de vaciar la corresponsalía local de la agencia de noticias Télam. La periodista Sofía Romera Zanoli y el fotógrafo Julio Pantoja, primero, y el periodista Marcelo Caferro, después, recibieron un telegrama de despido sin más justificativos que dar cumplimiento a un plan de ajuste en los medios de comunicación del Estado. "En virtud de la reestructuración que se lleva a cabo en esa sociedad se le notifica que queda despedido en el día de la fecha", rezaba la misiva con las que fueron desvinculados.

En el caso particular de Radio Nacional, los trabajadores debieron soportar durante varios meses que la patronal atrase el pago de los salarios, tuvieron problemas a la hora de percibir el aguinaldo y las vacaciones de este año, y ni hablar de los días feriados trabajados impagos y falta de pago de guarderías, entre otros ítems.

Además, entre julio y agosto, se les intentó imponer el plan de retiro voluntario y el de jubilaciones anticipadas, una suerte de despidos encubiertos a través de los cuales el Gobierno intentó desligarse de sus empleados. Felizmente, la resistencia y unidad de los trabajadores y la presión de los gremios lograron que se de marcha atrás con estas intenciones, aunque la posibilidad de que las autoridades retomen esta iniciativa continúa latente.


Recomienda esta nota: